Pregón de Ntra.Sra. del Carmen (Valterra) 2013

volver

 POR  FRANCISCO MARTEL

Fotos del pregón

 Francisco MartelAmigos, buenas noches a todos los habitantes de esta tierra conejera y en especial a los vecinos de nuestra querida y bendita Valterra.
Buenas noches en especial a los conocidos en aquellos años del 1982-86 en los que estuve de párroco en esta parroquia de nuestra Señora del Carmen.
Con alegría inmensa doy las Buenas noches a todos los que oyen este pregón en honor de la virgen del Carmen, al párroco Juan Antonio Gallego y a la Comisión de Fiesta.


Amigos, hoy saludo en especial a todos los que me enseñaron en estos lugares a amar más el mar, y a saber remar hacia dios todos los días de la vida.
A los que no me conocen les digo que soy de las Palmas y que estuve 4 años como párroco en este lugar, del 82 al 86, donde recibí una gran riqueza humana y espiritual para mi vida sacerdotal.
Esta noche en primer lugar doy las gracias a la Comisión de Fiesta que buscó mi nombre en el pasado y me dijo: Venga, D. Francisco, que le esperamos este año para juntos recordar en un buen pregón el pasado de nuestra parroquia marinera.
Queridos amigos, he intentado rebuscar cosas que sucedieron por estos lugares desde septiembre del 82 hasta septiembre del 86. Ese fue el tiempo en el que estuve con Uds., aprendiendo y enseñando, marchando luego de aquí rumbo a Alemania para trabajar como sacerdote capellán con nuestros emigrantes españoles.
Amigos, recuerdo que llegué a este lugar con 42 años y con hambre de sembrar el evangelio, de animar a los jóvenes, de dar vida a los niños y de pasarlo bien con Uds. Les confieso que aquí me sentí un pastor querido por todos Uds. Les recuerdo que venía del Sur de Gran Canaria donde llevaba 10 años en el templo ecuménico de Maspalomas, que era un sitio bien conocido de mucha gente amante del turismo.
Aun recuerdo que al templo Ecuménico fui enviado por el obispo Infantes Florido cuando regresé de hacer estudios de teología en Bruselas. No olvido que en aquellos tiempos yo era un joven amante de la pesca, del fútbol y de hacer alguna mataperrería a los amigos. Al vivir con turistas recuerdo que hablaba con facilidad algunos idiomas que me servían de puente para entrar en contacto con el mundo extranjero que venía a descansar a nuestra tierra de Canarias.
Les cuento que en el Templo ecuménico estuve Diez años hasta que un día le dije a mi obispo Echarren que ya estaba cansado de aquel trabajo, cansado de mucho hablar spikinglis y que quería otro destino aunque fuese en otra isla.
Sé que el obispo D. Ramón que sabía escuchar bien a sus sacerdotes, después de pensarlo bien, me ofreció este lugar de Valterra donde estaba de párroco el amigo sacerdote Pedro Armas a quien todos Uds. conocieron en aquellos años y que de aquí marchó destinado a ser el Rector del Seminario de las Palmas.
Amigos-as, esta noche como pregonero les confieso que cuando llegué y vi este lugar de trabajo pastoral me asustó un poco en la parte laboral por un lado, pero por otro me gustó el pensar que podía estar aquí y servir unos años compartiendo la vida con gente sencilla y echando de esa forma una mano a gente marinera.
Al obispo recuerdo que aquel día le dije que aceptaba el nuevo puesto y que vendría a trabajar con gusto con la gente del mar, a esta preciosa isla de Lanzarote.
Todavía recuerdo la noche en que yo salía en barco del puerto de las Palmas con rumbo a Lanzarote que fue a despedirme al muelle el pastor evangélico, el alemán Schneider Ludof, un gran amigo con quien trabajaba yo en el templo ecuménico.
Les cuento lo que me sucedió al llegar al Puerto del Rosario. Sé que era muy de mañana cuando salí del barco yendo a la Parroquia cercana a visitar al compañero sacerdote D. Agustín Monroy. Nuestro hombre nos puso un buen café en su casa sucediendo que al liarnos en la conversación perdí el barco teniendo que entrar en Lanzarote por Playa Blanca.
Amigos, les cuento que al llegar a Lanzarote fue para mí emocionante ya que aquí me encontré con compañeros sacerdotes como Pepe Alemán que estaba en S. Ginés, Antonio Quintana que estaba en Alta Vista, Juan Ramón que estaba en Árgana… Les digo de paso que este hombre era un canario defensor de todo lo nuestro hasta tal punto de llegar un día a poner la bandera canaria en el altar de la Iglesia. Creo que de este hecho no se enteró el obispo y así pudo escapar de algún tirón de orejas.
Amigos, confieso que poco a poco me fui situando geográficamente en este lugar junto al Charco, cerca de San Ginés y pegado a las fábricas que daban siempre olor a sardinas… Todavía conservo un número bueno de personas que me acogieron como si fuera uno más de ellos: Entre ellos están Gregorio el de Magda, Amado, Weceslao, Hilario, Ernesto el cocinero…Eloísa, Gaspar, Andrés, Blas, Manolo el huevo, Abdón el del bar de los chinos, Choni, Felo el panadero, Antonio de la Breña, Luis el de Correos, Suso el peluquero, Rafael Hernández, Antonio Gutiérrez. Algunos de estos que cayeron en el alcoholismo, gracias a A.A. se liberaron del alcohol y echaron una mano a otros que lograron tener el placer de la sobriedad.
Amigos, no olvido que al llegar a la parroquia me encontré con dos comunidades religiosas donde unas eran las monjas hijas de la caridad, que trabajaban en la Clínica y otras eran las religiosas hijas de la Iglesia que atendían a los grupos de ancianos del Asilo.
Estoy seguro que los mayores que están hoy en estas fiestas recuerdan a las dos comunidades religiosas que vivían en la cercanía. Les confieso que con ellas hice muy buena amistad aprendiendo con ellas el arte de saber atender mejor a los más pobres.
Amigos de Valterra y de Lanzarote entero: Estoy seguro que muchos de Uds. recordarán que yo no solo era párroco de este lugar sino que también estaba destinado en el mundo de la cárcel de Tahiche a donde iba todos domingos como capellán acompañado muchas veces por un grupo de niños, los cantores de Valterra…
Les confieso que no olvido el Centro penitenciario ni al amigo chicharrero Pascual, aquel que metido en la cárcel por pequeños robos murió de infarto en el momento de salir de aquel lugar. Al parecer fue tan grande la emoción al obtener la libertad que saliendo por la puerta de la cárcel cayó al suelo tocado de infarto llegando al hospital con parada y sin poder hacerse nada por su vida.
Aun recuerdo que días más tarde escribí un artículo sobre él en la prensa con el siguiente título: Pascual ganó la libertad del Cielo. De verdad que aquel hombre salió de la cárcel entrando para siempre en el Cielo donde le esperaba Dios padre.
Amigos y amigas, les tengo que decir que recuerdo los años de estancia en esta isla especialmente aquellos lunes en los que me iba al norte o al sur a caminar, a pescar y a descansar. De verdad que hay lugares que los llevo dentro de mí como son la Geria, el golfo, el Risco-Muchos de Uds. saben que los lunes eran casi sagrados para mí y que en esos días me iba de pesca al Norte o al Sur de la isla no olvidando de pasar por el muelle para comprar allí mismo unos kilos de sardinas que luego asaba en la montaña de Fuego o cerca de la Cueva de los verdes-Amigos, les confieso esta noche que aquellos tiempos que viví con Uds. marcaron mi vida con recuerdos imborrables. Algunos recuerdan que teníamos en la parroquia el honor de celebrar el día 12 el día del Pilar con santa misa solemne en presencia del pueblo de Valterra y un buen número de guardias civiles. Era curioso verles a todos ellos rezando a la Virgen por la paz, por el abandono de la droga, por los marineros que ganaban poco.
Amigos, también debo decirles que no siempre brillaba la luz por todas partes en el campo laboral. Algunos de Uds. saben que en aquel lugar) me tocó vivir momentos de tensión entre patrones y marineros, entre el mundo del capital y el mundo del trabajo hacia donde yo más me inclinaba saliendo en su defensa.
Todavía recuerdo aquella huelga grande que vivimos hacia el 84 donde las tensiones crecieron en aquellos días con peligro de sangre en la calle. Junto a esto decir que algún sindicalista con algún dueño de barco no veía con buenos ojos el que la Iglesia estuviese metida de parte de los obreros en el conflicto
Amigos, as: Creo que lo mejor de todo fue cuando tocó cantar y celebrar la victoria de los marineros. Fue una victoria que supo a todos a cosa divina trayendo la paz y un reparto más justo de lo que en él mar se pescara.
Hoy puedo contarles que en aquel tiempo no era fácil ponerse al lado de los más pobres ya que esa conducta atraía las miradas de los ricos que amenazaban a los sacerdotes si entraban en el conflicto.
Nunca olvidaré aquella vez que apoyando la huelga de los marineros tuve que hablarles encima de un bidón en el mismo muelle animándoles a seguir luchando para tener seguro el pan de los hijos en el futuro. Mi consejo aquel día fue el de aconsejar a los trabajadores que no parasen la huelga hasta que los patronos les subieran el salario y compartieran mejor las ganancias de la pesca.
Todavía recuerdo que en aquellos momentos de tensión animé a un marinero que era pieza clave en la huelga y le dije: Si tu paras la huelga tienes un pecado grande que te llevará al mismo infierno… Sé que el amigo me escuchó, y saliendo de mi despacho bajó la escalera y se fue al muelle algo nervioso. Allí supe que con valentía reunió a sus compañeros huelguistas y les dijo: Compañeros amigos, La huelga sigue y les animo a estar todos unidos porque la victoria será nuestra. A ser valientes porque la huelga sigue adelante aunque tengamos que pasar hambre. Yo les prometo que pronto veremos que la victoria es nuestra y pronto veremos a los dueños de los barcos rendirse ante el colectivo de marineros para que no se vaya todo a pique-De verdad, queridos amigos, que lo de aquella noche en el Puerto fue en verdad algo grande ya que a los pocos días el famoso cocinero de barco Ernesto, cristiano de pelo en pecho, tiraba voladores con los demás pescadores por la victoria conseguida. Muchos de Uds. creo que todavía recuerdan lo vivas de los pescadores por la victoria conseguida. Luego felicité al mismo Ernesto a quien amenacé un día diciéndole que si él paraba la huelga, se iría en castigo al mismo infierno.
Amigos, no puedo olvidar las veces que fui con los marineros de la parroquia a la mar, a la pesca de la sardina. Les digo que fueron ellos los que me enseñaron a ver la vida de otra forma, a amar al trabajador y a creer más sabiendo siempre esperar, y sabiendo aprender a echar las redes.
Cómo no recordar la historia interesante del amigo Ernesto, que siendo él cocinero del barco, sin yo saberlo, entraba en mi camarote para coger mi libro de oraciones. Cuando supe más tarde que él rezaba con mi libro, él mismo me dijo: ¿Sabe que me sabía a gloria cuando cogía su libro para rezarle un rato a Dios?
Amigos, ¡cómo no recordar esta noche a los marineros que hacían millas en la costa africana en busca de la sardina!. Recuerdo que ellos hasta me animaban a rezar un poco más para ellos tener más suerte y así pescar gran cantidad y venirnos pronto para Arrecife…
Esta noche, amigos, recuerdo aquellos momentos en los que estábamos faenando en la costa africana y que yo me subía al mástil del barco desde donde contemplaba los cientos de toneladas de sardinas metidas en las redes. Recuerdo que más de una vez oí los comentarios de algún marinero que me decía: Oiga, D. Francisco, baje del mástil a trabajar con nosotros porque estamos viendo que lo de Ud. es darse una buena vida rezando. Vemos que Ud. come y que no trabaja nada y que está mucho tiempo subido siempre en el Palo. Recuerdo que yo desde lo alto le decía sonriendo: Amigo, sepa que lo mío estos días es rezar para que Uds. pesquen más y así podamos ir pronto todos para casa.
Créanme que lo pasaba en grande cuando navegaba en la costa africana con mis feligreses recordando que con ellos aprendía el arte de pescar sardinas.
Amigos, en esta noche de pregón les digo que a mí como sacerdote párroco me tocaba el arte de pescar marineros para que fuesen mejores cristianos, mejores padres de familia, menos bebedores y para que todos fueran muy felices no solo en el mar sino también en la tierra firme.
Seguro que muchos de Uds. recuerdan que después de los años 70 comenzó Lanzarote a ser atracción para el sector turístico ya que su geografía llamaba la atención a todo extranjero que pasaba unos días visitando esta nuestra gran isla volcánica. ¡Qué gran atracción tenía la Cueva de los Verdes y el Sur con la Montaña de Fuego! ¡qué impacto daba la Geria y sus buenos viñedos a los visitantes…!
Amigos, esta noche digo que sea bendito siempre el mes julio, el mes de la fiesta de Valterra donde honramos a nuestra virgen del Carmen! Cómo no recordar en este mes de julio, en Valterra, el himno a la patrona tocado por nuestro organista Francis el que siempre decía: Salve estrella de los mares, de los mares iris de eterna ventura…salve estrella y hermosura del divino amor…
Amigos, hoy con Uds. quiero recordar el paso de sacerdotes por estos lugares que fueron dejando buena estela a su paso….todos eran hombres sencillos y buenos como el gran D. Juan Ayala Benítez, D. José Hernández Almeida, D. Ramón Falcón, D. Agustín Monroy, D. José Alemán. D, Miguel Lantigua, D. Salvador Santana, D. Judas, D. José Rodríguez, D. Francisco Suarez, D. Antonio Quintana y D. Agapito Martin fallecido el día 25 del mes pasado de junio en la península. A ellos todos les damos unas gracias por haber estado con nosotros
¡Cómo olvidar a los fervorosos marineros que querían estar junto a su patrona el día 16 de Julio, el día de la estrella de los mares…! ! cómo olvidar el ruido de los jóvenes con sus gritos de alegría por las fiestas de la virgen del Carmen! No, no eran gritos producidos por lo que hoy atrae como la droga o el alcohol, eran gritos a la madre de Dios, la virgen María
Esta noche, amigos, tengo un recuerdo para los jóvenes que daban vida haciendo teatro en aquellos años. En especial me viene a la mente aquella famosa obra que hicimos con el titulo—LA MAR TIENE LOBOS…- que representamos en varios lugares de Arrecife…. donde estaban con sus papeles los muchachos Justo, Francis, Andrés, Ernesto, Chenchu… Amigos, cómo no recordar a aquel muchacho con apenas 9 años que llegó a mi casa diciéndome que su padre no era un borracho sino que era enfermo alcohólico y que quería salvarlo de la bebida.
Enseguida un servidor le orientó hacia el gran grupo de AA que ha salvado del alcohol en esta tierra a mucha gente.
Cómo no recordar en verano las clases de manualidades a mujeres que impartía la hermana de Cristóbal Carrasco. Carmen Carrasco, que pasaba meses de verano en Playa Honda.
Amigos, ¿Verdad que algunos de Uds. todavía recuerdan que en un principio la misa se hacía en la Casa del mar y que poco a poco se fue tomando conciencia de la necesidad de tener y de construir una Iglesia?. De verdad que todo ese empeño hizo que años más tarde tuviéramos a la Virgen del Carmen en un lugar hermoso, en este templo dedicado a la Reina de los mares.
Todos Uds. saben que Este milagro Fue debido gracias a un pueblo que estaba bien unido y que fue capaz poco a poco de hacer que naciera este templo, esta Iglesia marinera como lugar de oración y la casa de todos-Amigos de Valterra ¿Verdad que era preciosa la estampa de la llegada de los sardinales acompañados de miles de gaviotas que se sentían alimentadas gratuitamente algunos días?…
¿Verdad que Valterra fue siempre un barrio con calor humano donde las casas se abrían para todo el que llegaba?, ¿cómo no recordar en este día a los que han muerto atrapados por golpes de mar y no menos los atrapados por la fiebre de la venganza como le pasó al Cruz del mar donde tuvimos que tragar la noticia triste de 7 muertos a tiros y dos supervivientes que contaron lo sucedido?
Amigos, esta noche doy vivas a la escuela de pesca que dio peritos al mar para abrir caminos en el océano…
Esta noche déjeme recordar a la hermana Teresa Orosa y a los
niños cantores de estrella del Mar Desde este lugar doy hoy vivas a Radio Lanzarote con su dueño y gestor Agustín Acosta que ofrecía la radio Lanzarote para lo que necesitásemos en la barriada.
Esta noche son muchos los amigos que me vienen al recuerdo. Entre ellos está aquel de voz fuerte Wesceslao que nos animaba a estar siempre cerca de la Virgen y de todo el que sufría. ¿Quién olvidará aquellas serenatas por navidad y a los jóvenes representando teatros vivos en aquellos tiempos?…
Como pregonero doy vivas a todos los sacerdotes que pasaron por este lugar y en especial a los que tuvieron que comenzar de cero. Tengo hoy un recuerdo especial para el que marchó el 25 del mes pasado al cielo. Fue el sacerdote Agapito Martin que dedicó años a este lugar. De verdad que Uds. le quisieron y vieron cómo fue un gran hombre que se dio del todo hasta perder la misma vista. Me cuentan que su cariño por los presos fue grande y por todos los más necesitados. Hagamos una oración por este hombre de Dios que se olvidaba de sí para darse a los demás. Por él esta noche hagamos una oración diciéndole al Señor que le dé el descanso eterno.
Amigos de Valterra y de Lanzarote, no olviden que fue un 25 de enero de 1980 cuando se bendijo este complejo parroquial donde más tarde recibieron el diaconado Salvador Santana, cura rector
hoy en el seminario y Jesús Márquez en un 28 de mayo 1982 cura responsable del Templo ecuménico en el Sur de Gran canaria.
Amigos, me es grato recordar que nuestra parroquia del Carmen nació el año 1972 y que fue el amigo sacerdote D. Pedro Armas quien hizo las gestiones con el dueño del solar que vivía en Tenerife. Recuerden que la primera piedra fue puesta un 24 de julio de 1977.
Amigos, con alegría en este pregón deseo recordar a mis monaguillos de aquel tiempo, aquellos que tenían el arte de sonreír y de alguna vez llevarse alguna propina de la alcancía de la Virgen del Carmen. No me olvidaré de aquella vez que para pescarles les dejé en la misma hucha una nota envuelta en un puñado de pesetas que decía así: Estas monedas las pueden llevar porque son regaladas en nombre de la virgen del Carmen…que las gasten con provecho y que no abran más nunca esta hucha santa. Todos ellos eran santos cuando dormían y vivarachos cuando estaban despiertos.
Seguro que algunos recuerdan que fue en aquel tiempo cuando vestimos de madera la pared del altar donde está el Cristo y que también con la ayuda de Wesceslao mandamos a nuestra Virgen del Carmen a las Palmas, a casa del artista autor de la bella imagen, Borge Linares para que le hiciera un corte en el cuello y le bajase a la madre la cabeza para que ella mirase hacia el suelo con cariño donde estaban sus marineros arrodillados agradeciéndole el fruto cogido en el mar del Sahara.
Amigos, anécdotas no faltaron nunca en este barrio bendito. Cómo voy yo a olvidar al amigo que una noche entró en casa por la azotea para limpiar algún dinerillo guardado en uno de los cuartos, dentro de una alcancía mientras yo dormía plácidamente?…?Cómo olvidar al amigo Chenchu, el hermano del monaguillo Francisco, que cuanto tenía 5 años tiraba piedras a un amigo que se escondía en la entrada de la iglesia porque le había molestado? Sé que le envié con él mismo una carta a su madre diciéndole de mi queja, cosa que le motivó a darle a Chenchu una buena pasada de coscorrones para que respetase siempre a la Iglesia y no tirase más nunca piedras.
Me gustaría, amigos, que nunca olviden la historia del Mástil que está a la entrada de la Iglesia que fue una donación del armador Vicente Lloret a pedido de unos parroquianos. Gracias a Ud. D. Vicente que tuvo la buena idea de buscar la forma de sacarlo de un barco y ponerlo en el templo recordándonos que la Iglesia siempre es la nave de Pedro, el barco que nos lleva al cielo.
Esta noche recuerdo que fue el amigo Cristóbal Carrasco, el de Iberia el que hizo las gestiones para traerse de casa del Salao una campana que llamase a la gente a misa los domingos, campana que hiciera un poco ruido para muchos que se hacían sordos el día del Señor. Cómo no recordar a amigos como Hilario, a Andrés, Blas, Manolo el huevo Abdón el del bar de los chinos el Panadero Felo Antonio el de la Breña a Amado el trompetista a Suso el peluquero a Rafael Hdez. , Gregorio el de Magdalena
¿Cómo no recordar esta noche a algún preso que se quedó en esta casa algunos días por no poder irse de vacaciones a su casa de la Península cuando uno era capellán del centro? Todavía no olvido cuando algunos parroquianos me preguntaron si el chico de la cárcel era de mi familia y yo le decía que sí, que el chico era un familiar que pasaba unos días de descanso en mi casa.
Estar en Valterra me viene al recuerdo amigos de pesca como Gaspar, Cristóbal Carrasco, Gregorio, Chano, Amador….
Recuerdo en aquellos tiempos a Vicente, director de la Cárcel, cristiano grande, a quien le dije que si no se hacía catequistas en la parroquia le cerrábamos la puerta de la iglesia. El amigo aceptó y fue un buen catequista durante algunos años en este lugar. Estoy seguro que fue la misma Virgen del Carmen la que echó una mano al preso que escapó un día de la cárcel y luego el director D. Vicente me decía que fue mía la culpa al cantar en la prisión con los niños el sabido canto: “Cristo rompe las cadenas…y nos da la libertad”: Me dijo que esto dio animo y ayudó al preso a saltar los muros de la prisión e irse luego para Inglaterra llevando el nombre de Tahiche en su corazón como recuerdo.
Amigos, Valterreños, muchas cosas se me quedan en el tintero después de 30 años. Traigo al recuerdo al amigo Federico que siendo hombre bien de izquierda me decía que él también quería ser buen cristiano.
No quiero dejar atrás el nombre de personas que me hicieron bien y uno de ellos es el de una tal Carmen, mujer pobre que cuidaba las palomas en la plaza de San Ginés, aquella que estando en misa vio en la fila de la comunión a alguien que no era limpio en los negocios y comenzó a gritarle: Oiga, salga de la fila que Ud. no debe comer ese pan sagrado porque no se ha confesado todavía…
No olvido todavía la llamada del Obispado queriendo saber que me sucedió con el Comandante de Marina que se molestó por el artículo “Ruido de motores y sardinas a la vista” se quejó de mí diciendo que me dio permiso no para escribir sobre la tensión del Sahara sino para rezar con los marineros.
Amigos, voy aterrizando el pregón de fiesta de este año 2013. A la vez que les doy gracias les confieso que este lugar donde estoy esta noche es lugar de tesoros para mi vida como sacerdote… Les aseguro que fue un lugar de desafíos y que él me hizo pensar que el servir en la vida es la mejor manera de ganar la vida y que imitar a la madre de los marineros, la virgen del Carmen es ponerse en el camino del Cielo donde ella se encuentra.
Acabo dando a todos Uds. un gracias muy grande por ser pueblo marinero y deseando que Dios y la virgen bendiga a todos los que viven en este lugar y a los que en el pasado han hecho algo por él. Que sea bendito también el Sr. Valterra en el cielo, aquel compañero del Caudillo Franco a quien se le dedicó este barrio. Su nombre era Pascual Díaz de Rivera y Cáceres, marqués de Valterra casado con Dña. María del Carmen Díaz de Rivera y Escriba de Romani.
Estos datos me los pasó el amigo Francisco Martin, nuestro antiguo organista, recordando el encuentro que tuvo con su hija en este mismo lugar hacia el cual vino por curiosidad al estar hospedada en un hotel cercano. Cuando oyó que en Valterra había misa sintió un algo por dentro porque no sabía que en este lugar hubiese un lugar recordando a su padre que fue compañero del caudillo Franco. Sus palabras las recogió el amigo Francis de ella misma que le decía: “Franco hizo que este barrio se llamase Barrio de Valterra porque mi padre fue compañero de él en la guerra.
Amigos, termino dando un gracias a todos Uds. y doy un gran viva con aplauso grande a la Virgen del Carmen nuestra patrona por sus fiestas en este año de la Fe 2013.

Anuncios
Categorías: Pregones Valterra | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: